Noticias

22/10/2012

Los dos sabores de Windows 8

Esta semana -el jueves- se presenta oficialmente la nueva versión de Windows. En ocasiones se ha mencionado las diferencias entre las dos versiones del sistema operativo, la destinada a procesadores ARM y la que funcionará sobre procesadores X86, pero dado que esta semana vamos a hablar largo y tendido del tema, se va a dedicar el post de hoy a hacer un pequeño resumen de ambas.{nl}{nl} {n}Windows RT{fn}{nl}{nl} Esta es la versión pensada para procesadores con arquitectura ARM (los que llevan muchos teléfonos) y a grandes rasgos se puede decir que será una versión enfocada exclusivamente a tabletas.{nl}{nl} En principio tiene el mismo aspecto que la versión completa de Windows 8, incluso se puede "escapar" del nuevo interfaz gráfico al escritorio clásico aunque sólo con las aplicaciones Office, así que sirve de más bien poco. Está pensada para dispositivos más ligeros y de mayor autonomía, pero también menos potentes.{nl}{nl} ¿Qué limitaciones tiene? La principal es que no se pueden instalar programas que no vengan de la tienda de Microsoft, que ahora mismo tiene un catálogo de unas 6.000 aplicaciones, la inmensa mayoría compatibles con RT. Aunque se pudiera serviría de poco, las aplicaciones antiguas no son compatibles por la diferente arquitectura de procesador. Sólo las empresas pueden saltarse esta limitación con el objetivo de instalar software propio siempre y cuando éste esté adatado a la nueva interfaz y requisitos de Windows. {nl}{nl} Windows RT tampoco soporta funcionamiento como Windows Media Center. A todos los efectos se puede equiparar Windows RT a iOS o Android. Es un sistema operativo diferente, pensado para plataformas móviles, y que tiene elementos en común con el sistema operativo de ordenadores convencionales, como ocurre entre iOS y MacOSX, pero pensado para usar en condiciones distintas.{nl}{nl} Esta versión no está a la venta. Viene instalada por defecto en los dispositivos compatibles.{nl}{nl} {n}Windows 8{fn}{nl}{nl} Esta es la versión, digamos, "avanzada" de Windows. Está pensada para correr sobre procesadores X86 (Intel y AMD), ordenadores convencionales y tabletas más potentes -pero también por lo general más pesadas y con peor autonomía. {nl}{nl} Por defecto Windows 8 se presenta con la nueva interfaz gráfica anteriormente conocida como "Metro" -Microsoft abandonó el nombre por problemas de registro hace unos meses y ahora la denomina ModernUI-. Es compatible con las aplicaciones descargadas de Windows Marketplace y puede usarse constantemente en este nuevo entorno pero permite también escapar al escritorio tradicional y pueden instalarse programas de versiones anteriores de Windows.{nl}{nl} Aunque Microsoft está tratando de llevar a los usuarios al nuevo interfaz gráfico y es el entorno que predomina (ahora ya no hay botón Inicio, sino que se lleva al usuario a la nueva organización de ventanas), hay todavía razones para preferir el salto al escritorio convencional. La versión de Internet Explorer de escritorio, por ejemplo, acepta plugins. La del nuevo interfaz, en cambio, no (la compatibilidad con flash en la versión ModernUI es limitada).{nl}{nl} Windows 8 estará disponible como actualización de windows 7 o como sistema operativo independiente. Los precios oscilarán probablemente entre los 70 y los 140 euros según la edición de Windows (hay una edición orientada a empresas con ciertas herramientas y utilidades especiales) y durante los primeros meses habrá promociones para actualizar máquinas equipadas con Windows 7. Los requerimientos del sistema son similares y Windows 8 puede ejecutarse en cualquier PC con más de 1 Ghz de procesador y 2 Gb de RAM. {nl}{nl} Fuente: El mundo