Noticias

02/04/2012

El fabricante de la BlackBerry lucha por su supervivencia

Si el pasado ejercicio fue malo para Research In Motion (RIM), el año que acaba de consumir su primer trimestre pinta peor. El fabricante de la BlackBerry libra una verdadera batalla por su supervivencia, mientras vive una fuga literal de ejecutivos y cobra fuerza la venta de la compañía como la alternativa más viable. Una difícil papeleta para Thorsten Heins, que tomó las riendas de la compañía en enero como si no pasara nada.{nl}{nl} RIM, con sede en Waterloo (Canadá), cerró el trimestre de las compras navideñas con unas pérdidas de 125 millones de dólares. Es el primer trimestre con números rojos desde el cuarto trimestre de 2005. Las ventas de dispositivos móviles cayeron un 25% en el periodo, el primer retroceso en seis años, hasta los 4.190 millones. Muestra de que las cosas van mal, la nueva dirección ha tomado la decisión de no hacer más proyecciones financieras, una estrategia similar a la que ya habían adoptado HP y Dell.{nl}{nl} Los tres son víctimas de la competencia imparable de Apple y Google. Las esperanzas en esta batalla a vida o muerte están puestas en su próxima generación de dispositivos móviles, cuyos prototipos se presentarán en mayo, aunque tendrán que esperar hasta final de año para salir a la venta con la décima versión del sistema operativo. Mucho tiempo en un mercado frenético y con la poderosa Microsoft, además, haciéndose notar.{nl}{nl} {n}El grupo de tecnología sufre la competencia de Apple y Google{fn}{nl}{nl} “El reto es inmenso”, advertía el pasado viernes un analista. Por eso no es de extrañar que bancos como Barclays, Credit Suisse, RBC y Nomura hayan recortado la valoración que tienen para las acciones de RIM. La lectura que hacen de la situación es simple: los artilugios que vende la compañía no tienen nada que hacer con los de sus rivales. Y por eso anticipan que sus ventas caerán un 25% a lo largo del año. Opinan que este retraso erosionará su posición en el mercado.{nl}{nl} La anterior dirección de la empresa tecnológica no supo anticiparse a la debacle y Heins no quiere que le pase lo mismo. Por eso ha empezado a tomar medidas. Y en su proceso de limpieza de la casa, el ex consejero delegado Jim Basillie se ha visto forzado a dejar su puesto en el Consejo de Administración. También dejan la sociedad su director tecnológico, David Yach, y el jefe de operaciones, Jim Rowan. En paralelo, se ha anunciado una revisión completa de la estrategia corporativa.{nl}{nl} Aire fresco. Pero no son pocos los que se pregunta si no es demasiado tarde. Heins, de origen alemán, admite que los males que sufre RIM son más que un simple problema de marca y que el grupo necesita un cambio “sustancial”. En su opinión, la compañía ya no puede depender solo de su sistema de seguridad y de su popular servicio de mensajería instantánea como armas para diferenciarse de sus competidores. Para ello va a buscar alianzas. Entre las alternativas también se considera la venta de algunos activos.{nl}{nl} ¿Estamos ante otra Kodak? RIM no está en una situación tan desesperada. La compañía cuenta con 2.100 millones en efectivo para seguir operando con normalidad e innovando. Esta situación de tesorería es, de hecho, uno de los activos que la hacen interesante si quiere buscar pretendiente. A ese gancho hay que sumar su cartera de patentes y una sólida base de 77 millones de usuarios a escala global. Es decir, RIM será atractiva mientras no queme efectivo y no pierda clientes.{nl}{nl} Hay otro dato a tener en cuenta al analizar la situación financiera de la sociedad. Si lo que se toma como referencia son los resultados anuales, RIM cerró el 3 de marzo su ejercicio fiscal 2012 con unos ingresos de 18.435 millones que le aportaron un beneficio neto de 1.164 millones. Es cierto que las ganancias son tres veces inferiores a las del año precedente, pero si la comparamos con Kodak, esta llevaba años en pérdidas.{nl}{nl} La especulación sobre un eventual comprador da soporte a sus acciones. Tras presentar sus cifras, RIM cayó casi un 8% en Bolsa. Después, a lo largo de la jornada del viernes, rebotó y subió un 7%. En los últimos 12 meses el castigo de los inversores han hecho perder a RIM el 74% de su valor en Bolsa. Su capitalización actual es de solo 7.705 millones de dólares.{nl}{nl} Heins, de hecho, dejó la puerta abierta a la posibilidad de protagonizar una operación corporativa al hablar de que todas las opciones están sobre la mesa. Y los analistas parece que tienen ahora una idea más clara del nuevo líder. Lo que parece también claro en el parqué es que en el contexto actual, RIM tiene casi imposible recuperar la posición dominante que tenía hace solo cinco años, antes de que llegaran el iPhone y los Android.{nl}{nl} Fuente:El País